SAN JOSÉ.- El golpe de Estado de hace dos meses en Honduras surgió del gobierno estadunidense presidido por George W. Bush, aseguró hoy la canciller constitucional hondureña, Patricia Rodas.

Las fuerzas golpistas se articularon durante la administración de Bush (2001-2005, 2005-2009), agregó Rodas en diálogo.

La quiebra del orden constitucional en esa nación centroamericana no es producto del gobierno presidido desde enero de este año por el presidente estadunidense Barack Obama, subrayó la jerarca del derrocado gobierno constitucional de Honduras.

"En el periodo de Bush comenzó a fraguarse el golpe de Estado, en el periodo de Bush comenzó a articularse las fuerzas que se oponen a todo cambio y a toda transformación, y se envalentonaron", agregó.

"Les costó llegar a la conclusión del golpe de Estado, les costó encontrar el pretexto, pero lo encontraron, y ahí está", indicó.

"Y además, en el periodo de Bush, se entronizaron determinados sectores, determinados individuos que aún el presidente Obama tiene que soportar en su estructura gubernamental", planteó.

"Han demostrado, estos sectores, que todavía controlan el monopolio de centros fundamentales de poder, en Estados Unidos, contra los cuales también el pueblo norteamericano y el propio presidente Obama luchan", reflexionó la canciller.

"De manera que hay que comprender que estos caminos de la democracia no son tan simples, no son tan sencillos, pero este golpe de Estado nació durante la administración del presidente Bush", reafirmó.

Rodas fue enfática en subrayar que "el golpe de Estado no es producto del gobierno del presidente Obama".

"Nada de esta magnitud, perversidad, articulación de intereses, y capacidad absoluta de retornar al pasado en un solo instante nace espontáneamente" sino que "todos son procesos que se cocinan a fuego lento", explicó y apuntó que "así es la historia".


Fuente: Notimex

Honduras inicia el próximo lunes la campaña para las elecciones del 29 de noviembre, dos meses después del derrocamiento de Manuel Zelaya, mientras el presidente depuesto, apoyado por la comunidad internacional, multiplica las presiones para que sus resultados no sean reconocidos.

Los seguidores de Zelaya, depuesto por los militares el 28 de junio pasado, volvieron a pedirle hoy a los hondureños que rechacen el proceso electoral, porque la comunidad internacional no lo avalará, dijo a periodistas el dirigente popular Juan Barahona.

Además, según reiteraron varios dirigentes del movimiento de resistencia popular que desde el 29 de junio protestan en las calles exigiendo el regreso de Zelaya, el proceso electoral está viciado porque se está dando en el marco del golpe de Estado.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE), que convocó a los comicios el 28 de mayo pasado, pidió hoy a los partidos y los candidatos que participarán en la contienda de noviembre que eviten la confrontación durante la campaña que comenzará el lunes.

El magistrado del TSE, David Matamoros, dijo a periodistas que los mensajes que se difundan durante la campaña deben "evitar al máximo la confrontación entre los candidatos y los partidos".

Agregó que los mensajes deben estar "directamente dirigidos a tratar de orientar a la unidad de la familia hondureña" y a que los votantes busquen "quién puede tener la mejor propuesta" electoral.

El presidente de facto de Honduras, Roberto Micheletti, quien por designación del Parlamento sustituyó a Zelaya, dijo hoy que las Fuerzas Armadas garantizarán la seguridad en los comicios de noviembre y reiteró que renunciará si el depuesto mandatario desiste de volver al país.

Indicó que recientemente analizó con los jefes castrenses los planes de seguridad del país y que, en lo que respecta a las elecciones generales, "va a haber una seguridad y protección a todos los ciudadanos que van a ir a votar el próximo 29 de noviembre".

Todos los hondureños deben ir a votar en noviembre para elegir a un nuevo presidente y demostrarle "al mundo entero que estamos actuando con democracia y con responsabilidad", expresó Micheletti.

En los comicios de noviembre participarán cinco partidos políticos: Liberal, en el poder; Nacional, primera fuerza de oposición; Democracia Cristiana, Innovación y Unidad-Social Demócrata y Unificación Democrática, de izquierda.

Se suma la candidatura presidencial independiente del dirigente popular Carlos Reyes.

El movimiento popular que respalda a Zelaya inició ayer, jueves, una campaña contra las elecciones para que la comunidad internacional no reconozca los resultados si no se restituye al gobernante depuesto.

Micheletti también reiteró hoy su disposición de renunciar a la Presidencia si Zelaya desiste de regresar al país para reinstalarse en el poder, lo que supone que una tercera persona asuma la jefatura de Estado, de acuerdo con la Constitución hondureña.

"Si no sigue en estas terquedades en que se ha metido, nosotros también podemos hacerlo por la paz y la tranquilidad del país", dijo.

La propuesta, que Micheletti planteó por primera vez días después de haber asumido la Presidencia, ha sido presentada hoy también a la Organización de Estados Americanos (OEA) en Washington por la comisión que representa a su Gobierno en el diálogo enmarcado en la mediación del presidente de Costa Rica, Óscar Arias.

La comisión de cancilleres de la OEA que visitó Honduras esta semana también escuchó esa propuesta de parte del propio Micheletti el martes.

Micheletti planteó esa iniciativa de nuevo anoche a la bancada del Partido Liberal en el Parlamento, en una reunión que mantuvieron en la Casa Presidencial, informaron diputados que participaron en el encuentro.

Los seguidores de Zelaya reiteraron hoy que su lucha por restituir al jefe de Estado derrocado continúa, lo mismo que para la instalación de una Asamblea Nacional Constituyente.


Fuente:EFE

Por Josue Roque

ME asusta verle la cara a los diferentes presentadores de Televisión, incluyendo hombres y Mujeres O leer Noticias falseadas en “diarios” ¡!inequívocamente Parcializados!!!! y que siguen una “Línea” impuesta por los “Magnates” de Medios, con el propósito de SECUESTRAR LA OPINION POPULAR Y CREAR SU CERCO MEDIATICO.

Las Iglesias, tanto Católica como Evangélica a través de sus máximos Lideres, Las Fuerzas Armadas, y Los Medios de Comunicación en su Orden eran de las pocas instituciones en que la mayoría de Personas pensantes todavía confiábamos antes del 28 de junio , Las Televisoras y Emisoras de Radio con sus caras y voces reconocidas y que criamos a pie juntillas, y casi “metíamos las manos al fuego y hubiéramos sido capaces de defenderlos a capa y espada” y asegurar su “santísima Imparcialidad” Y su honradez, tomando en cuenta el hecho que la mayoría asistió a la Universidad Nacional y en las actuales circunstancias harían honor a la Ética Periodística; ¡!QUE ENORME DECEPCION, LA RESPUESTA NO HA SIDO ASÍ!!!, pero Para nuestra suerte, lo sucedido el 28 de Junio, nos esta dejando mas beneficios de los esperados, habida cuenta que el Pueblo Hondureño se ha dado cuenta QUIENES SON sus AMIGOS y cuales sus ENEMIGOS, LOS QUE DICEN LA VERDAD Y LOS QUE LE MIENTEN!!!, esa Verdad de la que mucho se ha hablado cuando con ese preciado INSUMO cualquier ciudadano puede hacer sus propios análisis y sacar sus propias conclusiones. Estos presentadores, locutores, periódicos ciertamente han sobrepasado los limites y "Mostrado El Cobre", han dejado ver con una claridad meridiana, que "Por Dinero baila el Perro" o lo que es lo mismo: "el que paga la Marimba , pide las canciones" y que LA VERDAD ES DE ACUERDO a CUANTO SE LES PAGA, ¡!así es esto de vulgar!!!, también han SALIDO (aunque muy pocos ) PERIODISTAS VALIENTES Hombres y Mujeres que conservan incólume su DIGNIDAD, SU ETICA Y UN VERDADERO AMOR A LA PATRIA , SIN EL CONCURSO OPORTUNO DE ELLOS, fuéramos a estas alturas Presas de la Indolencia y Apatía ante ESTE ATAQUE ARTERO A LA DEMOCRACIA , pero estos verdaderos Hondureños nos han devuelto la esperanza que nuestra patria también tiene profesionales en ese ámbito con verdadera vocación de Informantes de la Verdad Y que no se doblegan ni aun con el fusil apuntándoles o con la bayoneta en las costillas.

Ahora comprendo claramente cual es el problema que los “medios de Comunicación=Desinformación” tienen en HONDURAS, Venezuela, Ecuador, Bolivia y otros países, en los cuales, para vender sus espacios, cometer chantaje, ejercer presiones indebidas, con reportajes temerarios a PERSONAS E INSTITUCIONES, atentar contra el honor, presentando a Funcionarios , o Instituciones, tanto publicas como Privadas, como “Mal hechores o Truhanes” o CALLAR SI ESTE ES EL CASO a pesar que dentro del Código de Ética de su Gremio les es limitado su actuar por que tienen que ceñirse a la Verdad y LOS MALOS INFORMANTES QUIEREN ACTUAR CON IMPUNIDAD sin que genere CONSECUENCIAS SUS DESFACHATECES, Los Periodistas tienen claramente definido el ámbito de actuar, LOS MALOS A LO QUE ME REFIERO van mas allá y se atreven a injuriar, falsear, mentir y tergiversar los hechos con el avieso propósito de buscar provecho personal u obtener favores especiales de los DUEÑOS DE ESOS MEDIOS O INSTITUCION EN PARTICULAR .Así como actúan estos “Pseudo-Profesionales” la Mayoría de ellos reciben sus estipendios de todas las Instituciones del Estado EN CALIDAD DE CHANTAJE para no “hablar mal” de quien les paga, si no SOLO PIDAN LAS PLANILLAS DE SUELDOS Y SALARIOS DE cualquier institución centralizada, descentralizada, desconcentrada, Municipalidad con buenos ingresos, Congreso Nacional, no Digamos la Casa Presidencial , la Corte Suprema y otras........(hondutel,Enee,Sanaa, Fhis, Banadesa ETC., ETC.) y verán lo grueso de la Corrupción de este Gremio.

Un adagio popular dice: “CUANDO LA NECESIDAD APREMIA , LA DIGNIDAD Y EL HONOR ENTRAN EN CRISIS” esta expresión es perfectamente aplicable, pero estos MALOS PERIODISTAS, SE HAN ACOSTUMBRADO TANTO AL CHANTAJE, LA COACCION Y LA DESVERGUENZA , QUE AUN SIN NECESIDAD VENDEN SU DIGNIDAD Y SU HONOR....

Víctor Manuel Ramos

A raíz de la protesta pacífica que escenificaban estudiantes, trabajadores y profesores de la Universidad Nacional Autónoma, la policía arremetió contra los manifestantes con una brutalidad inusitada y en persecución de los estudiantes penetraron en los predios universitarios. Como era de esperarse, los jóvenes no se dejaron amedrentar y respondieron como debían, rechazando enérgicamente el entrometimiento de los policías y militares en recinto sagrado de la casa de José Trinidad Reyes.

Los estudiantes universitarios, desde el golpe dado a la institucionalidad de la UNAH por parte del fatídico general Gustavo Álvarez Martínez al imponer en la rectoría a Oswaldo Ramos Soto, habían perdido la virilidad que les había caracterizado. Pero parece que el Padre Trino, desde lo alto, ha enviado una buena canasta de lo que venía faltando en el movimiento estudiantil y éste volvió a mostrar su virilidad y su apego a la justicia y a la lucha por las reivindicaciones populares.

Por eso, no cabe la menor duda de que los policías y militares, empujados por sus desorientados jefes, fueron a hurgar con vara corta el hormiguero. Como respuesta a su osadía por poner sus botas ensangrentadas en los predios de la Universidad, los estudiantes respondieron con valentía, enfrentando a los invasores con andanadas de piedras que los hicieron retroceder. Estos, empeñados en hacer valer su autoridad golpista lanzaron bombas lacrimógenas, una de las cuales causó el incendio de un auto perteneciente a uno de los estudiantes.

Los estudiantes se manifestaban pacíficamente. Los militares, en obediencia a las órdenes de Micheletti y Romeo Velásquez de hacer prevalecer el orden (¿?), arremetieron con todos sus fierros, escudos, tanqueta de agua, contra los manifestantes, como única manera válida, para ellos, de hacer valer sus autoridad, desconocida por el pueblo hondureños porque emana de un acto de usurpación.

Los militares no tuvieron la menor intención de buscar una solución negociada al problema. Llegaron y arremetieron, tirando, de un empellón, al suelo, a la misma Rectora de la Universidad y toleteando a otros altos dignatarios de la Universidad. De paso hay que decir que fue necesaria esta arremetida de los golpistas en la Universidad para que la institución emitiera su posición condenando el golpe y exigiendo el retorno a la constitucionalidad.

Este atropello a la Universidad sólo nos muestra la verdadera cara de los golpistas que están decididos, a como dé lugar, a aplastar la resistencia popular que cada día crece más y que permite a la población identificarse con la legalidad, a medida que va recibiendo golpes de la autoridad ilegítima. Sólo de esta manera se puede explicar el aumento del número de manifestantes que participa en las protestas diarias que se escenifican en todos los rincones del país.

Y, lo más importante de todo es que, los jóvenes universitarios, por fin han demostrado ser verdaderos hijos del Padre Trino quien desde el cielo les bendice por estar al lado del pueblo.

Aníbal Delgado Fiallos, La Prensa, 27 de agosto de 2009

Las sanciones acordadas por la OEA pienso que no han sido concebidas contra Honduras, sino contra quienes planificaron y ejecutaron el golpe del 28 de junio, lamentablemente lo que al final siempre consiguen estas medidas de bloqueo al comercio y a la cooperación es hacer más penosa la vida de nuestro pueblo, sobre todo la de los más pobres.

El agravamiento de la crisis económica se ha iniciado, las recaudaciones fiscales disminuyen, los dólares se vuelven más escasos, lo cual anuncia una devaluación, decenas de programas sociales están paralizados, las empresas ajustan su gestión, y en estos ajustes el empleo y los salarios son los primeros afectados; no se trata de presentar un cuadro dramático, pero es la realidad.

Las sanciones acordadas por la OEA no buscan respaldar políticamente a nadie en particular, ni avalar pasadas acciones de gobierno; son producto del convencimiento de que el golpe atenta contra principios democráticos fundamentales, que es una obscenidad que ya nadie se atrevía a cometer y que dejarlo impune es abrir el atajo para que en otros países del Hemisferio los militares penetren y establezcan la dictadura.

La clase de mayor poder económico jamás ha estado dispuesta a hacer sacrificios por Honduras; sin raíces en lo nuestro, siempre ha respirado y suspirado por lejanos paraísos, y los criterios de alta rentabilidad hacen que priorice sus estados financieros a las duras estadísticas de nuestra realidad, y esto nadie debe juzgarlo mal, es la lógica de hierro del capitalismo; por eso yo no creo en esos llamados patéticos a la inmolación colectiva y pienso que más temprano que tarde negociará ella sola en función de sus intereses.

Por eso insisto en que la clave de la paz está en suscribir el acuerdo de San José en su versión actual o modificada; pueden abrir las puertas a soluciones estables compromisos como la renuncia de Micheletti, avanzar en un proceso electoral sin el peso agobiante de la tradición bipartidista y convocar a una Asamblea Constituyente para reformar la Constitución en el marco de un convenio que permita una integración novedosa por la participación popular e impida el monopolio de las fuerzas políticas caducas.

Los voceros del alto poder económico han comenzado a pontificar sobre un nuevo contrato social en Honduras en el que se privilegie la atención a las demandas del movimiento social; si hay sinceridad en este planteamiento, que cese la obstinación y que se inicie con histórica audacia el camino hacia la consolidación de la paz y la transformación democrática de nuestra sociedad.

Por: Efraín Moncada Silva (Comentarios al artículo 3 de la Constitución)

El Art. 3 es una de las garantías institucionales de autodefensa e inviolabilidad de la Constitución, y con el Art. 2, párrafo segundo y el Art. 375 de la misma, son los obstáculos constitucionales, desde el punto de vista jurídico político, por medio de los cuales se trataba de evitar los futuros golpes de Estado y los gobiernos usurpadores. Este artículo 3 fue tomado del artículo 82 de la Constitución del Perú de 1979, el que según Alfonso Ramos Alva del Partido Aprista, padre intelectual de la última declaración de dicho artículo en la Constituyente de su país, precisó que era un derecho del pueblo recurrir a la insurrección en defensa del orden constitucional, descartando así que las Fuerzas Armadas o cualquier grupo del pueblo pudiese ser titular de ese derecho.

El derecho a la insurrección o a la insurgencia como le llaman otros, figuró por primera vez en la Constitución de 1957, cuyo Art. 4 disponía que la alternabilidad en el ejercicio de la Presidencia de la República era obligatoria y que la violación de esta norma daba derecho a la insurrección popular. El mencionado artículo en tercer y último debate se aprobó el 12 de noviembre de 1957, según consta en el Acta No. 16 de la sesión de la Asamblea Nacional Constituyente dominada por el Partido Liberal que emitió dicha Constitución.

La Constitución de 1965 en cuya Asamblea Nacional Constituyente predominó el Partido Nacional suprimió dicho derecho a la insurrección.

En la actual Constitución de 1982, aparece por primera vez el derecho a la desobediencia, y por segunda vez el derecho a la insurrección en el Art. 3 que literalmente dice; “Nadie debe obediencia a un gobierno usurpador, ni a quienes asuman funciones o empleos públicos por la fuerza de las armas o usando medios o procedimientos que quebranten o desconozcan lo que esta Constitución y las leyes establecen. Los actos verificados por tales autoridades son nulos. El pueblo tiene derecho a recurrir a la insurrección en defensa del orden constitucional”.

Para ilustrar debidamente a la opinión pública, analizaremos las disposiciones del artículo transcrito.

¿En qué supuestos se dan el derecho de desobediencia a las autoridades y el derecho a la insurrección en defensa del orden constitucional?

En primer lugar, se da en el caso de un gobierno usurpador. ¿Qué es un gobierno usurpador? Es aquel que sin título regular, o sea, contraviniendo lo dispuesto en la Constitución, detenta, generalmente por la fuerza de las armas o como consecuencia de ello, los órganos esenciales que forman el gobierno de la República.

En segundo lugar, se da los derechos de desobediencia e insurrección también en el caso de funcionarios o empleados usurpadores, que son aquellos que detentan la función por:

a) La fuerza de las armas; o
b) Usando medios o procedimientos que quebranten o desconozcan lo que la Constitución y las leyes establezcan.
El supuesto de los funcionarios o empleados usurpadores es diferente al de un gobierno usurpador, por eso la norma constitucional los diferencia y los conceptúa en forma separada. Los funcionarios o los empleados usurpadores teóricamente pueden pertenecer a cualquiera de los poderes del Estado: el Legislativo, Ejecutivo y Judicial.

Ahora bien, como consecuencia del golpe de Estado producido en Honduras el 28 de junio del presente año aunque no haya un gobierno usurpador en su totalidad, ¿quiénes pueden considerarse como funcionarios o empleados usurpadores, de acuerdo con el artículo 3 de la Constitución?

En primer lugar, el que detenta en forma de facto la titularidad del Ejecutivo, porque fue nombrado en el cargo como resultado de un golpe militar; y, además, porque asumió la función usando un procedimiento que quebrantó o desconoció lo que la Constitución establece en el Art. 242, que exige como condición esencial la falta absoluta del Presidente de la República, es decir la muerte, incapacidad física o mental, enfermedad que lo imposibilite en forma absoluta para ejercer la función o la renuncia del cargo: circunstancias estas que jamás se dieron en el caso de Zelaya, porque la falsificación de su renuncia más bien ha hecho incurrir en delito a los autores intelectuales y materiales de tal hecho.

En consecuencia, es evidente que se usaron procedimientos que quebrantaron o desconocieron lo dispuesto en la Constitución.

Un asunto a dilucidar es la situación de los funcionarios y empleados nombrados por el Ejecutivo usurpador ¿qué consideración tienen? Como su nombramiento tiene su origen en una autoridad usurpadora, son igualmente funcionarios o empleados usurpadores.

La Jornada - Tegucigalpa, 29 de agosto.

Alrededor de 30 hombres, mujeres y niños de la etnia lenca de Honduras son los guardianes de la embajada de Venezuela en Tegucigalpa, donde sólo un diplomático se mantiene desafiando la orden de expulsión que hace más de un mes emitió el gobierno de facto.

Leales al presidente constitucional Manuel Zelaya, los indígenas permanecen en la parte exterior de la residencia diplomática, sentados directamente sobre la acera o en rústicas esteras que amortiguan la dureza del piso.

Se les ve bajo un toldo y con una mesa con utensilios de cocina, evidencia de que allí mismo se preparan y consumen los alimentos, para no tener que abandonar la vigilia en ningún momento.

"Estamos aquí por solidaridad con el pueblo venezolano, porque este gobierno golpista (de Roberto Micheletti) quiere expulsar a los compañeros (diplomáticos)", explicó Juan Vásquez, que actúa de improvisado vocero del grupo.

En realidad en el interior de la embajada sólo se encuentra el encargado de negocios Ariel Vargas, luego que el 21 de julio el régimen de facto ordenó la salida de Honduras de todo el personal diplomático venezolano, en represalia por las críticas del presidente Hugo Chávez al golpe de Estado.

Caracas mantiene a Vargas al frente de la misión diplomática para hacer patente que no reconoce al gobierno de Micheletti.

"Y nos solidarizamos con ellos porque nunca nadie se había solidarizado con nosotros los lencas como Venezuela, a través de la Alba (Alternativa Bolivariana de las Américas)", explica Vásquez.

Por primera vez ha llegado a las comunidades lencas que habitan la zona occidental de Honduras –Lempira, La Paz, Santa Bárbara y Comayagua– asistencia médica gratuita y de calidad.

“Los médicos venezolanos y cubanos, que forman parte del programa Operación Milagro, han curado a muchas personas, y a otros que lo han necesitado los enviaron a operarse a Cuba o a Venezuela”, afirma Vásquez.

“Otro logro –agrega– es el programa Yo sí puedo, que ha ayudado a alfabetizarse a muchos lencas que no sabían escribir ni leer. Cuando el huracán Mitch” que devastó a Honduras en 1998, "fueron ellos los primeros que llegaron a la zona para ayudarnos".

Estos son algunos de los programas que el gobierno de Venezuela financió en Honduras, tras el ingreso de este país centroamericano a la Alba hace un año, bajo el gobierno de Manuel Zelaya.

Los lencas quieren el regreso de su presidente, el que dicen que más se ha preocupado por ellos, y están convencidos que más tarde o más temprano regresará.

Asimismo, miembros de las tres confederaciones campesinas de Honduras mantienen ocupado el Instituto Nacional Agrario, una protesta que comenzó días después del golpe militar.

De su lado, el ex embajador hondureño ante la Organización de Estados Americanos (OEA) Carlos Sosa prepara una resolución para que los 33 países miembros rechacen la celebración de elecciones en ese país mientras continúe la crisis política.

La resolución debe ser asumida por al menos una delegación presente en el Consejo Permanente de la OEA, puesto que Honduras fue suspendida tras el golpe de Estado del 28 de junio. El texto sería presentado el martes, el mismo día en que Zelaya, intervendrá ante los embajadores en sesión especial.

"Estamos redactando un proyecto de resolución que aparte de aumentar la presión sobre la gente del golpe, incluye el desconocimiento de todo proceso electoral que se lleve a cabo bajo la tutela del régimen", declaró Sosa.

Los países miembros de la OEA condenaron unánimemente el golpe de Estado contra Zelaya, por lo que la resolución tiene todas las probabilidades de ser discutida en el Consejo Permanente.

Su aprobación, sin embargo, debería ser por unanimidad, como acostumbra a proceder la OEA. La resolución expresará su apoyo a las gestión de José Miguel Insulza y la preocupación por la situación de los derechos humanos en Honduras, añadió el ex embajador.

Honduras debe celebrar en principio elecciones presidenciales el 29 de noviembre, aunque la OEA y la comunidad internacional exigen que Zelaya retorne antes para terminar su periodo.

"Bajo un estado de sitio, donde el estado de derecho no existe, estimamos que ninguna elección puede tener validez", advirtió Sosa.

Una delegación del régimen de facto presente en Washington propuso que Zelaya y el líder del gobierno de facto, Roberto Micheletti, dimitan para que una tercera persona asuma el cargo, confirmó Sosa. Fuentes de la OEA dijeron por su parte que esa delegación se reunió con Insulza el jueves.

Responsables del Departamento de Estado estadunidense también acudieron a la cita, declaró el portavoz Ian Kelly. "Hemos visto la propuesta. Estamos trabajando estrechamente con la OEA. Estamos dejando que la OEA tome el timón sobre esto", explicó.

Zelaya podría volver al país, pero como simple ciudadano. Sosa precisó, sin embargo, que él no estuvo presente en esa negociación, pero que al ser consultado, como representante de Zelaya en Washington, la rechazó de plano.

"Nosotros no asistimos más a reuniones con delegación alguna de Micheletti", dijo. Una propuesta para que Micheletti y Zelaya renuncien al poder, que ya fue formulada antes, "nos parece una broma de mal gusto", explicó.

La presión sobre el régimen de Micheletti crece en la región tras el fracaso esta semana de la misión de cancilleres de la OEA. Estados Unidos anunció que suspendía el servicio de visas para no inmigrantes en Honduras, y adelantó que prepara nuevas sanciones.

El viernes, el gobierno de facto entregó al presidente de Costa Rica, Oscar Arias, una "contrapropuesta" a la Propuesta de San José, el plan propuesto por Arias para lograr la reconciliación en Honduras, anunció la vicecanciller de Micheletti, Martha Alvarado.

En declaraciones a la prensa declaró que no podía divulgar su contenido hasta que sean conocidas en la mesa de negociación.

Sobre la posibilidad de que Zelaya y Micheletti renuncien y se designe a una tercera persona presidente provisional en la línea de sucesión constitucional, lo que en Honduras se ha denominado "una tercería", Alvarado dijo que "es una de las posibilidades que han estado en el ambiente acá".

No obstante rechazó de plano que otra de las opciones de la contrapropuesta sea la constitución de una junta de gobierno designada por consenso, que se mantenga en el poder un año hasta la elección de un nuevo gobierno, como dijo Porfirio Lobo, candidato presidencial del Partido Nacional.

Micheletti dijo estar dispuesto a renunciar al gobierno por la paz, y mantuvo invariable su posición de que Zelaya no debe volver a la presidencia, y que al menos por un año no podrá retornar al país.

Sin embargo, fuentes de la OEA han dicho que el regreso de Zelaya a la presidencia es una condición no negociable en cualquier escenario de solución para la crisis de gobierno en Honduras.


MARCHA NACIONAL SOLIDARIA CONTRA EL GOLPE DE ESTADO EN HONDURAS

Actividades de solidaridad en:
Boston, MA, Chicago, ILL, Cleveland, OH, Detroit, MI, Houston, TX, Hudson County, NJ, Los Angeles, CA, Raleigh, NC

VIERNES, 28 de AGOSTO 2009, de 4:00PM a 7:00PM
Rally Salida de: Times Square (42 Calle y Ave. 7th) – New York, NY
Trayecto y finalidad: Calle 42 hasta la Calle 48 y 1ra Ave (Embajada Hondureña)

  • Alto a los asesinatos y la represión del Pueblo Hondureño
  • Alto a las violaciones a los derechos humanos en Honduras
  • Apoyamos a la resistencia pacífica del Pueblo Hondureño a través del Frente Nacional de Resistencia Contra el Golpe de Estado
  • Retorno inmediato a la institucionalidad y la restitución del Presidente Constitucional José Manuel Zelaya Rosales
  • No al proceso electoral como producto de un régimen de facto
  • Alto a la militarización en Honduras, fuera bases Norte Americanas

Para más información, comuníquese al:
917.841.3643 celcas2000@gmail.com
212.633.6646 TeresaTejana1@gmail.com


Organizadores:
National IAC, May 1st,
NALACC/NY (Acción Comunitaria La Aurora,
Movimiento de Inmigrantes Guatemaltecos (MIGUA),
CENTRO HISPANO "Cuzcatlán",
Desfile Hondureño/ Centroamericano,
Northern Manhattan Coalition for Immigrant Rights,
Red por la Paz y el Desarrollo de Guatemala,
Salvadoran American National Network (SANN),
Casa Mary Johana, Raices de Mis Ancestros),
Acción comunitaria Aurora,
New York Immigration Coalition,
Red de Organizaciones Afro‐Centroamericanas‐USA,
Comité en Unión de Salvadoreños ‐CEUS‐,
Comité Guatemalteco Tecun Umán,
Latino Commission on AIDS,
La Peña del Bronx,
Trabajadoras por la Paz,
Alberto Lovera Bolivarian Circle,
Troops Out Now Coalition,
Bail Out the People Movement,
Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional – FMLN,
Red de Comunidades Salvadoreñas en el Exterior,
Empresarios por el Cambio,
Centro de Derechos Laborales,
Ramsey Clark,
Manhattan Local Green Party, NYC;
Rev. Luis Barrios;
Bayan USA;
Artists & Activists United for Peace,
Peruvians in Action;
Human Rights Project of the Urban Justice Center;
Millions 4 Mumia;
International League for Peoples Struggle;
Comité Dominicano de Solidaridad con los Pueblos,
Jersey City Peace Movement,
NJ Action 21,
Colectivo RebelE2Diaz,
Taller Experimental de Arte,
Comité HondurasUSAresisitencia,
Proyecto Hondureño de Massachusetts,
Comité de Solidaridad Con la Resistencia Hondureña en Boston,
CSNY (Cuban Solidarity New York),
Trabajo de solidaridad donado por organizadores comunitarios

nyc02
nyc03
nyc04
nyc05
nyc06
nyc07
nyc08
nyc09
nyc11
nyc12
nyc13
nyc14


El Sindicato y los empleados del Instituto Hondureño de Antropología e Historia, en rechazo al golpe de Estado, a la militarización del Centro de Investigaciones Históricas de Honduras (CDIHH), al despido ilegal del Dr. Darío Euraque, gerente legítimo de la misma, y a todos los atentados en contra de las instituciones y funcionarios de la cultura y patrimonio, iniciaron desde el lunes 24 de agosto tomas de las instalaciones, museos, parques y centros regionales a nivel nacional.

El día de hoy 27 de agosto, al cumplirse el 129 aniversario de la fundación del Archivo y Bibliotecas Nacionales, empleados del IHAH y el sindicato, con el apoyo de los Artistas contra el Golpe de Estado, estudiantes e intelectuales realizaron una serie de actos culturales en este centro, el cual fue tomado desde tempranas horas de la mañana para evitar que las autoridades de facto de la Secretaría de Cultura llevasen a cabo un acto oficial relacionado con el aniversario.

Durante una jornada cultural que se extendió durante toda la tarde, músicos, poetas, cantautores, actores e intelectuales de la resistencia sumaron sus voces y talentos en repudio a los constantes atentados en contra del patrimonio y la cultura que orquestan los golpistas, concluyendo la actividad con la donación de una buena cantidad de libros editados por el Instituto Hondureño de Antropología e Historia entre el público asistente.

Debido a la toma del Centro, los funcionarios de facto decidieron realizar su acto "oficial" en las instalaciones de la Biblioteca Nacional, hasta donde un grupo de estudiantes, artistas, historiadores y escritores se hicieron presentes repudiando la presencia de Myrna Castro y su equipo. Gritando consignas de resistencia y repudio, intercaladas con el concierto de la banda de los Supremos Poderes, durante más de una hora el grupo impidió el desarrollo del circo oficial promovido por los golpistas.

La golpista Castro solicitó la presencia policial en la Biblioteca Nacional, fueron bloqueadas las salidas en un intento por desalojar a los manifestantes, que pacíficamente, armados únicamente con la fuerza de sus consignas impedían el circo golpista, finalmente la “ministra” y su equipo fue escoltada por elementos de la policía mientras era expulsada de la Biblioteca Nacional.

La Biblioteca fue rodeada por agentes policiales, que al concluir las acciones persiguieron al grupo de estudiantes, artistas e intelectuales, deteniendo al poeta Ludwing Medina a inmediaciones del Centro de Investigaciones Históricas de Honduras, golpeando, amenazando y reprimiendo a dos estudiantes universitarias y a su madre, que junto al grupo intervenían ante la detención. Finalmente, gracias a la intervención de ciudadanos y dos abogados que presenciaban la represión, los miembros del grupo fueron liberados, bajo amenazas e insultos policiales con pistola en mano.

Los artistas, intelectuales, académicos y trabajadores de la cultura en resistencia NO TENEMOS MIEDO, las acciones continuarán, repudiamos el golpe de Estado, la presencia de Myrna Castro en la Secretaría de Cultura, Artes y Deportes, los atentados en contra de las instituciones culturales y de patrimonio, la desarticulación y despidos ilegales de funcionarios y toda acción del régimen de facto.

RESITENCIA ARTE, CULTURA Y PATRIMONIO

ihah02

El repudio en la Biblioteca Nacional

ihah03

La golpista expulsada

ihah04

ihah05

ihah06

ihah10

ihah11

ihah08

ihah07

ihah09

Ahora tenemos de nuevo la Caricagolpe, pero en su edición No.4
Vamos y seguimos, esto no se termina, porque siempre habrá gente con creatividad para apoyar la causa.


Por: Agencia Bolivariana de Noticias (ABN)
Fecha de publicación: 29/08/09

Tegucigalpa, 29 Ago. ABN.- Médicos hondureños denunciaron este sábado la intención del gobierno de facto de cerrar un hospital de las comunidades de la costa caribeña, construido con el esfuerzo voluntario de la población.

El doctor Luther Castillo informo a Prensa Latina que desde el pasado dia 1 de agosto las autoridades surgidas con el golpe militar del 28 de junio les cortaron la asignación presupuestaria entregada por el gobierno derrocado.

Explicó que cambiaron los parámetros del anterior convenio, mediante el cual recibían los salarios para cuatro médicos, fondos que eran repartidos solidariamente entre todo el personal de la instalación.

En el centro se aplica una nueva concepción de atención de salud, más allá de la puramente asistencial, totalmente gratuita, que resaltó las deficiencias del modelo sanitario de la nación, añadió.

Dijo: 'En nuestro hospital rige una filosofía de valores humanos, con un alto nivel científico, que excluye por completo la visión de la medicina como un negocio', reseña Prensa Latina.

El hospital fue construido por iniciativa de Castillo, graduado en la Escuela Latinoamericana de Medicina, de Cuba, mediante el esfuerzo y donaciones de la población y fue inaugurado en diciembre de 2007 en su primera etapa.

El centro médico se ubica en la aislada comunidad de Ciriboya, municipio Iriona, en el caribeño departamento de Colón, donde la mayoría de la población es de la etnia garifuna, población negra entre las más excluidas del país.

En la zona no existen servicios de electricidad y para poder funcionar las 24 horas, dependen de paneles solares, indicó Castillo.

Señaló que desde su creación ha brindado 236 mil consultas gratuitas y 152 mil en brigadas que recorren zonas de difícil acceso, es el único hospital en la zona.

Hemos rechazado el nuevo convenio propuesto por los golpistas, que intenta reducir el hospital a un centro de salud, con salario sólo para dos médicos, e iniciado una campaña nacional e internacional para recuperarlo, afirmó.

El psicólogo Alfonso Lacayo, de origen garífuna y uno de los coordinadores de la brigada médica del Frente Nacional contra el golpe de Estado, apuntó que está en marcha un movimiento para rescatar el hospital.

Precisó que las organizaciones del Frente emprendieron un esfuerzo para recolectar donaciones de medicamentos, otros recursos y fondos para mantener en funcionamiento el hospital.

hospital_comunitario_02

hospital_comunitario_03

hospital_comunitario_04

hospital_comunitario_05

hospital_comunitario_06

hospital_comunitario_07

hospital_comunitario_08

hospital_comunitario_09

hospital_comunitario_11

hospital_comunitario_12

hospital_comunitario_13

hospital_comunitario_14

hospital_comunitario_15


Al terminar anoche un acto cultural en la Biblioteca Nacional, el oficial Martínez y otros agentes de la policía nacional siguieron, detuvieron brevemente, y amenazaron repetidamente al jóven estudiante universitario y escritor Ludwing Varela frente a la antigua Casa Presidencial. Al formar parte del grupo que reclamó el trato, también fueron golpeadas y amenazadas por la policía las jóvenes estudiantes Nadia Mendoza y Tania Mendoza.

Se llevó a cabo el acto cultural en la tarde del 27 de agosto en la Biblioteca Nacional en el marco de las celebraciones de la semana del aniversario de la Biblioteca Nacional, ubicada en la avenida Cervantes en el centro histórico de Tegucigalpa. Asistieron empleados de la Secretaría de la Cultura Arte y Deportes, el Instituto de Historia y Antropología de Honduras (IHAH), la Hemeroteca, el Archivo Nacional, y también artistas, escritores, estudiantes, y otros.

La mayoría de empleados de la Secretaría al nivel nacional desconocen las autoridades de facto y reclaman el legítimo Director del IHAH, el historiador Darío Euraque. Los mismos empleados del IHAH han realizado varias tomas de instalaciones y otras acciones de resistencia en los últimos dos meses desde el golpe de Estado, de las cuales varias acciones han sido documentadas por DefensoreEnLinea.com.

Muchas personas, entre ellas empleados de las instituciones de la Secretaría de Cultura, criticaron vocíferamente la presencia en el acto realizado en la Biblioteca de la Ministra de facto de Cultura, Arte y Deportes, Mirna Castro. Así como en otro evento cultural que se llevó a cabo hace poco en el Museo del Hombre, las autoridades de facto mandaron a llamar la Policía Nacional. Llegaron aproximadamente unos diez agentes policiales en dos motos y una patrulla, bajo el mando de un oficial de apellido Martínez.

Ludwing Varela, de 24 años de edad, escritor, y estudiante en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), estaba participando en la celebración y tomando fotografías. Cuando ya estaba saliendo Mirna Castro, dejando atrás unas veinte personas en el portón gritando 'fuera, fuera', Varela les siguió filmando con la cámara digital a ella y los policías, desde una distancia.

Una agente de la policía pidió que se quitara del portón de la Biblioteca, y después otro agente de la policía le preguntó a Varela por qué estaba filmando. Contestó el jóven estudiante que tenía el derecho de filmar, y que estaba filmándoles también a la policía porque 'ahora que cuidarse de todos... porque uno no sabe qué es lo que va a pasar,' les dijo.

Se le acercó el policía, preguntándole qué quería decir con eso y exigiéndole 'respeto,' a lo cual contestó Varela ‘Igual, yo te estoy respetando, no te estoy tocando en ningún momento. Yo también estoy documentando, entonces, ?cuál es el problema?’

Al rato, cuando salió a fumar fuera de la Biblioteca con sus amigos, escucharon que algunos agentes policiales estaban discutiendo lo que había sucedido. Escucharon claramente que comentaron entre ellos los policías, refiriéndose a Ludwing Varela, que 'esa cara de ese hijo de puta no se me olvida, ya vas a ver, esperémoslo.'

Cuando ya se alistaba para salir de la Biblioteca un grupo de alrededor de quince personas, Varela pensaba de que lo podían seguir o detener la policía, así que dejó su cámara con Nathalie Roque, la jóven ex directora de la Hemeroteca Nacional, despedida ilegalmente en julio por razones políticas. No dijeron nada los agentes policiales al salir el grupo, pero quedaban viendo a Varela y le siguió en la moto hasta que llegaron al portón de la antigua Casa Presidencial, ahora sede del Archivo Nacional.

Al ver que les seguía la policía y que un agente bajó de la moto y venía hacia Varela, el grupo intentó abrir rapidamente el portón, ya que le acompañaban a Varela empleados de la Secretaría de Cultura. Además de Nathalie Roque, le acompañaba la presidenta del Sindicato de Trabajadores del IHAH, Diana Mejía, quien también ha sufrido amenazas y hostigamiento por denunciar a la Ministra de facto Mirna Castro y participar en el movimiento de resistencia.

El policía le agarró a Varela de la mano y le dijo que viniera, que no se preocupara, que se montara a una patrulla. Varela le reclamó, preguntándole cuál era el delito, que no había hecho nada, y quedó frente al portón, intentando de hablarle a su casa para que le apoyaran en la situación.

Ludwing Varela denunció a DefensoresEnLinea.com que ‘el detalle está en que una patrulla estaba en la esquina, y no me montaron en la patrulla. Cuando pasó la patrulla, retrocedió hasta donde estaba una runer blanca parqueada... y él que estaba montado en esa runer era el señor,’ refiriéndose al oficial de la policía de apellido Martínez.

Cuando pasó la patrulla, el policía que lo llevaba a Varela le dijo ‘hoy sí te vamos a enseñar a respetar, hijo de la gran puta’ entonces el jóven se paró y gritó a sus compañeros ‘!Me quieren golpear!, esos tipos me quieren golpear!’ Se juntó alrededor de Varela y de la policía el grupo de unas quince personas que venían caminando juntos.

Al llegar la gente a reclamar el trato abusivo por parte de la policía, le pusieron las chachas a Varela. A Varela lo soltaron aún enchachado la policía para llegar hasta donde el oficial Martínez y otros agentes que estaban golpeando a dos muchachas. Al dejarlo así, Varela denunció que le dijo reiteradamente ‘mirá, hijo de puta, si te movés, te mato’, ‘si te movés, si te querrés ir, te mato’, y ‘dáme el brazo, me haces algo, te mato.’

A la vez, la policía reaccionó violentamente en contra del grupo de personas que salió para apoyar a Varela y reclamarles a los policías el trato abusivo. Una agente de la policía golpeó a la jóven universitaria Nadia Mendoza, mientras que a su hermana Tania Mendoza, también estudiante, le agarró por el cuello por el oficial Martínez y le tiró o empujó tan fuertemente que cayó, golpeándose en el carro.

Enseguida, el oficial Martínez le vino a decir a Varela que se fuera: ‘vaya, papa, andáte, perdéte’ le dijo. Varela se montó al carro de Nathalie Roque no obstante el hecho de que todavía tenía enchachada la mano. Una moto de la policía dio una vuelta y les quedó enfrente, poniendo las luces hacia el carro. Le acercaron y pidieron que bajara el vidrio para sacarle la chacha.

El agente amenazó de nuevo a Varela, mientras que la misma agente que había golpeado a Mendoza le dijo ‘decíle a esas zipotas que se cuiden, que a ellas también las tengo chequeadas’ y con eso salieron.

Varios policías le quedaron viendo a Varela, y haciéndole gestos indicándole que lo reconocían ya. Al salir otro policía, le pidió de nuevo que bajara el vidrio. Cuando le cumplió, le dijo el policía ‘mirá, sólo te quería ver la cara, hijo de puta’, arrancó y se fue, denunció Varela a DefensoresEnLinea.com.

La Unión de Escritores y Artistas de Honduras (UEAH) denunció los hechos en un comunicado circulado a las pocas horas de haber ocurrido los abusos. Resaltaron que Ludwing Varela es un escritor, miembro de la UEAH, y que ha estado participando activamente en el movimiento de resistencia coordinado por el Frente Nacional de Resistencia Contra el Golpe de Estado.

Actualmente, Ludwing Varela, sus compañeros, y el Comité de Familiares de los Detenidos-Desaparecidos en Honduras (COFADEH) están trabajando en la denuncia y la identificación de todos los agentes de la policía que participaron en las violaciones de los derechos humanos fundamentales de los jóvenes estudiantes la noche del 27 de agosto.

No obstante el incidente y la ola de represión en el país, tanto los estudiantes organizados en el Frente Nacional Juvenil de Resistencia contre el Golpe como los empleados y personajes en el área de la cultura siguen participando activamente en la resistencia, exigiendo el reestablecimiento de la orden constitucional, el regreso del Presidente Manuel Zelaya Rosales, y la creación de la Asamblea Nacional Constituyente.

Entrevista con Gilberto Rios, dirigente hondureño, sobre la resistencia contra el golpe: "el apoyo norteamericano y de oligarquías latinoamericanas ha sostenido el golpe de estado"

Por: Marea Socialista (Venezuela) / Alianza Socialista (Australia) / MST (Argentina)
Fecha de publicación: 28/08/09

27 de agosto de 2009.- En un seminario internacional que se realizó en Sao Pablo, Brasil, entre el 17, 18 y 19 de agosto, hemos confluido miembros de los equipos de editores de varios periódicos y revistas internacionales y hemos tenido la oportunidad de establecer contacto con integrantes del movimiento de resistencia hondureña. Concretamente estamos participando en una entrevista con Gilberto Ríos, de la comisión internacional del Frente de la Resistencia Hondureña; comunicadores populares del periódico Alternativa Socialista, del Movimiento Socialista de los Trabajadores de Argentina, MST; de Marea Socialista de Venezuela, colectivo participante en el PSUV; y de Alianza Socialista de Australia.

Le preguntamos a Gilberto Ríos acerca de la situación actual en Honduras. Pensábamos que la resistencia hondureña, la movilización que se produjo contra el golpe iba a lograr derribar a ese golpe antes. Estamos a la expectativa. ¿Cómo es que la oligarquía hondureña todavía se sostiene frente a ese movimiento de masas tan fuerte y tan impactante que ha habido en Honduras?

Bien. Ya es el día 56 de resistencia y en nuestro opinion la oligarquía no tendría la capacidad de orquestar una campaña mediática tan bien orquestada como está pasando ahora en todo el país. Todos los medios de comunicación, a pesar de que son solo tres familias las que tienen el 98% de los medios de comunicación, la armonía que hay entre la política del gobierno, la movilización de la policía, la presencia del ejército y las campañas mediáticas obedecen más bien a una planificación de la CIA. Y está confirmado que hay una grupo de la CIA en Tegucigalpa que trabaja orientando todas las acciones del golpe de estado.

56 días de resistencia que han dado al trasto con la microeconomía. Todos los sectores de la pequeña y mediana empresa están quebrados. Son otros sectores que están incorporados también a la resistencia. De tal manera que hay una situación adversa en términos políticos y de apoyo popular para el golpe de estado.

Sabemos también que el golpista Micheletti ha visitado El Salvador, ha sido recibido por la oligarquía salvadoreña y ésta también lo está apoyando. Pero el apoyo norteamericano, en términos logísticos, del control del golpe de estado, y de la oligarquía latinoamericana, especialmente la venezolana y la de El Salvador, que tiene fuertes intereses en Honduras, han sostenido el golpe de estado.

O sea que es un golpe made in USA. Pero ¿cuáles son las perspectivas que tienen ustedes? ¿Qué es lo que esperan que va a pasar en Honduras próximamente?

Bueno, el golpe es insostenible en términos políticos porque la comunidad internacional aún así no reconoce al gobierno de facto. Y se acercan las elecciones, el período de noviembre, para ellos un mes importante para sanear su proceso o para volver a la normalidad. Sin embargo la gente no quiere participar en un proceso electoral que solo esté supervisado por la gente del golpe. No va a ser un proceso democrático y tampoco la comunidad internacional lo va a avalar.

Lo que nosotros miramos es que la prolongación de la lucha se va a dar aún más allá de los meses de noviembre, a menos que regresara el presidente. Pero el presidente también ha planteado que por cada día que falte él en su mandato va a tener que dársele un día de repuesto, y que eso mete más presión a la derecha. Y a lo que nos estamos acercando es a una prolongación de la lucha en la que más sectores se están organizando en contra del golpe de estado, y cada vez con una conciencia política mayor de quiénes dan el golpe: en términos internos del país es la oligarquía, y a quienes hay que aislar del poder político en el país es a la oligarquía.

Antes del golpe no se hablaba tanto de Honduras, sin embrago ahora, además de hablar de los golpistas, se habla de la resistencia hondureña y de los movimientos sociales. Estos parecen hacerse más visibles y da la impresión de que hay un creciente nivel de lucha en Honduras. ¿El golpe sirvió como chispa para incendiar la pradera?

Había un movimiento popular en Honduras muy interesante, que era, digamos, el más desarrollado de la región. En Centroamérica no hay nada parecido a la Coordinadora Nacional de Resistencia que es la instancia de los movimientos populares, en la que se involucran todos: movimiento indígena, movimiento obrero, movimiento campesino, feministas, movimiento lesbico-gay-transexual… Todos esos también estaban en la coordinadora antes del golpe de estado. Pero después del golpe se involucran también importantes sectores del Partido Liberal, que es el partido tradicional de donde viene el presidente Zelaya, también sectores honestos de la población que están en contra del golpe de estado, y sectores democráticos, progresistas, que están también en contra del golpe. De tal manera que se reanudó bastante más la lucha y ahora sí trasciende porque es muy flagrante la adhesión de la derecha, y muy absurdos los planteamientos también para sostenerse con el golpe.

Entonces, sí hay un avivamiento pero hay que tener en cuenta que quienes han sostenido la lucha haciendo hasta tres paros cívicos nacionales al año es la Coordinadora Nacional de Resistencia que es donde están mayoritariamente los trabajadores y las minorías, digamos, excluidas por el sistema capitalista.

Quieres decir que había una autoorganización anterior articulada de los movimientos sociales. Pero ésta se ha consolidado en el enfrentamiento al golpe de estado.

Es correcto. Había una organización que tenía presencia en 17, 18 departamentos del país, y cuando llamaban a marchar salían a la calle, no con los números de personas ni la participación que sale ahora, ni tampoco con la constancia y con la fuerza que lo hace ahora, pero tiende cada día a organizarse e involucrar a otros sectores.

Ahora, en estos últimos días hemos tenido que por la mañana se mantiene la marcha, y por la noche hay caravanas de carros en las ciudades más importantes. Y eso te dice que a nivel popular, de los trabajadores, se está marchando, y a nivel de clase media se está saliendo también a la calle en otras condiciones. Hay más sectores de la población involucrados en contra el golpe de estado, con un método pacífico.

Sería importante si podés explayarte un poco en cómo está la organización en los sectores trabajadores, populares, y a partir de ahí cómo se fue dando la confluencia. Y también qué organizaciones políticas intervienen en la Resistencia.

Bueno, nosotros consideramos que es un caso curioso el de Honduras en términos de las organizaciones políticas, porque los partidos políticos de izquierda reconocidos desde la unificación democrática, y las otras expresiones de izquierda, no controlan ninguna parte del movimiento popular. Es al revés: nosotros somos parte del movimiento popular. Es un país donde en el movimiento social confluyen todas las expresiones políticas, aún antes del golpe. Entonces, digamos, si hablamos del los sindicatos, el 95% del sindicalismo hondureño es del Estado, son sindicatos del Estado. Y apenas el 5% de los organizados representan sindicatos de la empresa privada. Que son los sindicatos más combativos ese 5% porque tienen el conflicto de clase más directo con el capital, que son el sindicato de la producción de cemento, también el sindicato de trabajadores de la industria de la bebida y similares, que es el STIBYS, que es el que más coordina políticamente la situación ahora. De hecho el STIBYS mismo acaba de lanzar un candidato a presidente independiente, que es Carlos H. Reyes, que es también uno de los principales dirigentes de la lucha. Es un dirigente popular desde hace más de 30 años, con origen en el Partido Comunista, que es reconocido por amplios sectores de la población y además está arrastrando mucho el voto. Según las últimas encuestas tiene casi el 40% de aceptación para lo que podrían ser las próximas elecciones. De tal manera que la estrategia es del movimiento popular, y no del partido político.

Y profundizando sobre este tema, que es el tema de la candidatura presidencial de este dirigente obrero, llego, por ejemplo a nuestro país, la candidatura. Pero ahí nos entraba un poco una duda: si era parte de una articulación más global del Frente de la Resistencia, o era un tema que se estaba discutiendo, la participación en ese proceso electoral que se avecina. ¿Cómo combinar la participación con el tema de que esté el golpe y Zelaya todavía esté afuera? Si se ha charlado algo de eso y si sería una resolución colectiva o puede plantearse la posibilidad de que se den dos respuestas: una la de esta candidatura y otro sector que no avale la participación.

No hay posibilidades actuales de hacer dos estrategias con respecto a lo del golpe. Carlos H. Reyes ha manifestado públicamente que si el presidente no ha regresado al país entonces nos retiraríamos y no avalaríamos el proceso de la derecha. Pero ¿qué pasa con la candidatura de Carlos H. Reyes? A pesar de que tenga posibilidad de ganar, solo tendríamos un presidente pero no tendríamos diputados al Congreso Nacional y entonces nos veríamos mermados en los otros dos poderes del país que son el Congreso y la Corte Suprema de Justicia.

Entonces se plantean alianzas aún mayores, históricas en Honduras, porque está el sector del Partido Liberal que tiene candidatos a alcalde, que también eso define el poder local, y candidatos a diputados que son afines al presidente y que también se han unido al Frente Nacional de Resistencia Popular, y estaría toda la base social, sindical, obrera, campesina que está apoyando tradicionalmente a Carlos H. Rayes.

Entonces lo que nosotros vemos en el futuro es la transformación de este movimiento social en un movimiento más político, amplio y con más posibilidades de transformar y obtener transformaciones en el país.

Ahora ¿tendrá capacidad la Resistencia para ir más allá en sus acciones y lograr realmente cambiar la situación en Honduras?

Bueno, es importante aclarar que hay muchos sectores del país donde hay alta concentración de armas en manos del pueblo, digamos. En la parte litoral atlántica, que es la parte norte, nor-oriental del país donde ha habido mucha presencia del narcotráfico, los campesinos tuvieron que armarse desde hace mucho tiempo. Ahí tenemos más de 5.000 hombres armados. Y a ellos más bien se les ha propuesto que la estrategia se mantenga en la parte pacífica. Lo mismo en la parte oriental y en la parte sur del país, donde por los conflictos armados de Centroamérica quedaron muchas armas y mucha experiencia y cultura de las armas. Pero se ha acordado a nivel nacional no hacer acciones armadas porque eso haría pie a lo que nosotros hemos visto que puede ser la estrategia de los norteamericanos, y es promover una guerra civil para lograr una intervención norteamericana directa en el país. Ellos tienen problemas ahora para reactivar su industria de guerra y lo necesitaría también en el caso de que el teatro de operaciones se extendiera más allá de lo de Colombia y Venezuela, y también quisieran incorporarse en Centroamérica, siendo también que el ejército nicaragüense no es afín a la política imperialista norteamericana. Para nosotros es estratégico mantenernos pacíficamente en las calles.

Nos interesa conocer un poco la relación del Frente Nacional y Zelaya. También ha habido muy poca información de quién era Zelaya antes del golpe, aunque un poco por su participación en el ALBA hemos conocido algo, pero sería interesante la relación, y si eso ha cambiado luego del golpe.

En Honduras como casi en el resto de América Latina ningún candidato a presidente podría llegar al poder sin no tuviera intenciones claras de respaldar todas las políticas de las oligarquías de sus países. En ese sentido el presidente Zelaya no era una excepción. Cuando él llegó a la presidencia, nos confesó a nosotros, tenía todas las intenciones de privatizar todos los sectores. De hecho quería ser agresivo con las privatizaciones el primer año: quería privatizar el agua; el puerto más importante del país, que es Puerto Cortés, donde exporta también la oligarquía salvadoreña, incluso los costarricenses y los nicaragüenses salen al Atlántico por esa vía; también la energía eléctrica… todo todo. Todo lo que fuera servicios públicos iba a ser privatizado.

Sin embargo al primer intento de privatización se dio cuenta de que la oligarquía hondureña lo que ha tenido privatizado todos estos años han sido los aeropuertos, y es tremendamente ineficiente y sumamente corrupta. No ha pagado impuestos, ni tampoco ha ejecutado las obras que ha prometido cuando se hicieron las concesiones. De tal manera que él comprobó, y para nosotros nos pareció algo raro, que la privatización no daba respuestas a los problemas sociales. Y bueno, eso ha sido algo tradicional en todo el mundo, en el país, y sobre todo en América Latina. Pero a nosotros nos lo expresaba con tanta indignación y con tanta sorpresa que parecía auténtico. En un primer momento desconfiamos, después nos fuimos dando cuenta de que sí era auténtica su sorpresa cuando en una ocasión, reunidos en el gobierno, las reuniones entre el movimiento popular y el gobierno se fueron haciendo bastante frecuentes, nos dijo que lo que había descubierto que había en Honduras era un neo-colonialismo. Que ya para extraer las riquezas de los países no era necesario llevar los ejércitos, sino que se podía hacer simple a través de la economía transnacionalizada. Y cuando empezamos a ver que ya había incluso un esfuerzo teórico de él por entender desde otro punto de vista lo que pasaba en nuestros países, empezamos a entender que había una conversión.

Ahora tiene todo un discurso que pertenecería, digamos, a un militante de la izquierda y no a un tradicional oligarca. A pesar de que su extracción es totalmente burguesa, sobretodo de la burguesía terrateniente del campo hondureño que es bastante conservadora. Pero también vemos en él una persona bastante audaz políticamente, y capaz de tomar riesgos, por ejemplo Zelaya para llegar a presidente vendió sus 17 empresas personales para pagar toda su campaña. Se arriesgó el todo por el todo para estar ahí. Lo que era algo impensable, que un candidato minoritario, no apoyado por la oligarquía pudiera llegar a ese puesto, se dio. Y no solo eso, sino dos años después de estar ahí, digamos, los traicionó, o pues cambió toda su intención por estar más del lado del pueblo que de la oligarquía.

Tomando en cuenta esto último que estás diciendo ¿qué representa Zelaya y qué representa la Resistencia hondureña para la posibilidad de un cambio de la situación en Honduras, para, digamos, la transformación social, política, la emancipación hondureña y centroamericana?

Bueno. Para empezar, para la izquierda creo que representa una lección, para los movimientos sociales también. Porque en realidad pasamos tanto tiempo distanciados del presidente, porque no creímos que era posible la conversión de un ser humano. O sea, nosotros no vemos en el enemigo la posibilidad de transformar su conciencia, sino de derrotarlo. Se dice que es más fácil vencer que convencer ¿no? Y en ese sentido me parece que podríamos madurar un poco más estrategias a nivel de la izquierda y el movimiento social para apelar más a la argumentación teórica de nuestras posiciones que a la confrontación directa, que en definitiva refuerza más las posiciones de una derecha que es bastante ignorante, bastante injusta y bastante represiva en el caso de América Latina.

Entonces para nosotros representa también un ejemplo el hecho de que cuando un pueblo es agredido de verdad se puede magnificar su posibilidad de respuesta y su posibilidad de comprensión de lo que pasa en los procesos sociales.

Tomando en cuenta el tema Zelaya, te quería preguntar qué opinión le merece a la Resistencia la negociación de Arias. O sea, en el sentido de que muchos de los puntos que se estaban planteando en esa negociación dejaban muy condicionado al gobierno, de volver en esas condiciones a Honduras ¿Cómo lo evaluaba la Resistencia? Y el tema de la Constituyente, si sigue siendo un reclamo junto con el tema de la restitución y que se vaya el golpe, el tema de la reanudación de la Constituyente. Entre otras cosas en el plan de negociación se lo daba un poco por terminado ¿Qué reflexión le merece a la Resistencia y a las fuerzas que actúan en Honduras?

Bueno, el tema de Arias es algo que nosotros interpretamos tal cual lo hizo, digamos, a nivel internacional las fuerzas solidarias. Y fue que era la estrategia de la CIA para aminorar un poco la fuerza de la resistencia y la presión del presidente para volver al poder. Sin embargo el presidente aceptó… de hecho en páginas tan importantes como Rebelión, el artículo que ha destacado ese día era que Zelaya había capitulado. Pero la Resistencia se manifestó públicamente que no aceptaba la negociación, el presidente dijo que sí, pero más bien lo que estaba en la estrategia del presidente era volver al país, y una vez retomado el poder continuar con todo la batalla por la Constituyente. Y ahora con más argumentos porque el hilo constitucional se rompió. Lo que hubo fue un golpe de estado y eso es una cosa que se puede demostrar.

Ahora, todos los planteamientos de la Resistencia ahora comienzan con el primer punto que es: nada se va a hacer en el país si no se hace, después de unas elecciones o después de la vuelta a la democracia, una convocatoria a la Constituyente. La Constituyente sigue siendo el primer punto del movimiento de Resistencia en el país. Y ahora no solo hay comprensión sino que hay promoción desde los movimientos populares de que la Constituyente es la salida más política a lo que está pasando en el país.

Un poco relacionado a algo que dijiste ahí. Tú has mencionado dos veces el tema de la estrategia de la CIA ¿Cuál es la posición del Frente Nacional de Resistencia frente a Obama y su discurso y su actuación en los últimos 57 días de resistencia?

Bueno, el movimiento popular en sí mismo siempre ha sido bastante antiimperialista. Y nosotros no creemos que en el cambio de gobierno norteamericano realmente haya un cambio del gobierno de la política internacional. Para nosotros sigue siendo la misma política agresiva. Muy probablemente en el caso de Obama, como publicara en diciembre en un artículo Eva Golinger, que decía que la estrategia del Pentágono iba a ser ahora bastante de la guerra sucia, como se está dando en Honduras y no tanto la de invasión directa, como era la de Bush, que en definitiva lo que hizo fue activar mayores sectores del mundo contra el imperialismo. Ahora pareciera que esas estrategias nacionales de desestabilización de gobiernos es lo que se está aplicando. Entonces, esa claridad de que lo que hacen los gringos, por un lado a nivel publicitario es promover la democracia, y por el otro es promover la guerra y la desestabilización, esa claridad no la tiene solamente la conducción de la Resistencia, sino la tiene el pueblo en la calle. El pueblo está haciendo análisis político al nivel, digamos, que nosotros no esperábamos, y entre otras cosas es porque la gente se comunica más, hay mucho más flujo de la información de lo que pudo haber en un golpe de los años ´60 o ´70. y en ese sentido, nosotros decimos: hicieron el golpe con un manual viejo, y el pueblo ha cambiado, el mundo ha cambiado.

Nosotros nos hemos encontrado en una actividad internacional, donde se tomó en cuenta el tema de Honduras, y se emitió una declaración conjunta al respecto ¿Cómo evalúas los resultados de este seminario y cuáles son las repercusiones que puede tener en materia de solidaridad internacional?

Cuando uno sale del país se da cuenta que a nivel internacional hay mucha más posibilidad de enterarse por lo medios qué es lo que está pasando en el país. A nivel interno el control mediático es muy fuerte. Y para nosotros como Resistencia es muy importante saber que los pueblos del mundo se solidarizan con el pueblo hondureño. Eso moraliza mucho la batalla. Ahora uno puede ver en las marchas de la Resistencia la gente marchando con banderas de todos los países del mundo, que se han opuesto públicamente al golpe. Y eso hace ver que la lucha tiene in carácter de humanidad, un carácter de racionalidad por encima de lo que los golpistas pregonan que es un carácter de legalidad, digamos, o de antichavismo, que es lo que más han pregonado.

Entonces estos eventos internacionales, estos encuentros para nosotros tienen un valor sobretodo moral, que es una cosa muy importante para la Resistencia: mantener la moral en alto.

¿Alguna resolución concreta? ¿Se va a llevar esto a Honduras? ¿Qué repercusión tendría esto desde el punto de vista del apoyo que pueda recibir la Resistencia hondureña?

Pues, hemos gestionado la posibilidad de hacer un foro internacional en Tegucigalpa, con la presencia de los movimientos populares del mundo. Se sabe que los gobiernos no apoyan, al menos de manera nominal, el golpe, pero también es importante para la gente y para la Resistencia en la calle ver que sectores populares del mundo entero pueden hacer presión en el mismo Tegucigalpa, en el mismo Honduras contra el golpe de estado. Y para eso se gestiona lo que vendría a ser un foro en los meses de octubre, en los que participen sindicatos y movimientos populares y políticos de toda América Latina, desde sectores progresistas, democráticos y también revolucionarios, todos unidos en contra del golpe de estado. A la vez que, por ejemplo, sindicatos norteamericanos han ofrecido también la posibilidad de estar presente ahí, y fuerzas europeas de todo el movimiento social que podrían hacer una presión importante allí.

¿Cuál será el comportamiento del gobierno hondureño de facto, que quiere presentarse como un gobierno democrático, frente a la realización de un evento de esta naturaleza?

Pues el mismo que ha habido, digamos, con a la presencia de cuerpos de derechos humanos que en las semanas que se presentan en Honduras quitan los titulares contra Zelaya, quitan las páginas en las que aparece Hugo Chávez con ametralladoras, quitan los anuncios de la televisión donde hacen campaña de guerra psicológica contra la población. Yo creo que cada vez que hay presencia internacional, que nosotros procuramos que sea en forma permanente, baja el nivel de la guerra psicológica contra el pueblo y también baja la presencia de los militares en la calle. Uno puede ver policías en la calle, pero cuando no hay presencia internacional lo que más se mira son militares, que en definitiva no tienen ni educación ni métodos para reprimir una marcha, sino que usan disparos y hay mucha gente herida por eso. Métodos represivos como si fuera una guerra contra el pueblo, como si fuera una guerra civil de un pueblo que está desarmado y se presenta de manera pacífica en la calle. Así que la presencia internacional para nosotros es muy positiva.

Bien. Esperamos entonces que los movimientos sociales y los movimientos solidarios con Honduras podamos encontrarnos allá en el mes de octubre y nuestros medios de comunicación puedan mostrar cómo persiguen la realidad. Hasta entonces.

Bueno, muchas gracias para nosotros es muy importante su presencia allá.


Oscar Amaya: “EEUU pretende transformar a Honduras y Colombia en dos portaviones”

En entrevista con Clarín.cl el escritor Oscar Amaya (1949) advierte: “En Honduras se libra una batalla por la humanidad. La ultraderecha de Iberoamérica viene a Tegucigalpa todos los días con su ponzoña, a mostrar su solidaridad a favor de los simios que hoy mal gobiernan este país. Una derrota de la resistencia en Honduras, es una derrota para quienes propugnan por el bien y la solidaridad en el mundo y en América Latina”.

Autor de los libros de poesía: Esta Patria, este amor (1988); Esperanza viva (1995); Perfil del vacío (2003) y El prodigio de los príncipes (2008); el periodista y catedrático universitario Oscar Amaya Armijo, difiere con la tesis del escritor Julio Escoto, en el sentido del hallazgo petrolero en Honduras como móvil del golpe de Estado: “para Estados Unidos, el interés por Honduras no radica en la riqueza de sus recursos naturales, incluido el petróleo descubierto recientemente, sino en otro factor extremadamente relevante: su ubicación geoestratégica. Honduras es un venero de rutas cercanas hacia cualquier punto de la geografía. EE.UU. pretende transformar a Honduras y Colombia en dos enormes portaviones para salvaguardar sus intereses en la región y disuadir a los países del ALBA y UNASUR”

MC.-Eres autor tres libros de poesía, sin embargo a raíz del golpe de Estado te leemos con artículos de opinión y remembranzas familiares; ¿resulta complicado escribir en verso libre cuando Honduras vive, precisamente, sin libertad?
OA.-Inicié la escritura de mi poesía a los 12 años, en mi ciudad natal, Talanga, ubicada a unos 55 kilómetros al norte de Tegucigalpa; pero al radicar en Tegucigalpa (1970), me inicié en la militancia política y popular. En estos avatares se me dijo que lo más importante era la redacción de textos políticos y panfletarios. Me dediqué, entonces, a la redacción de artículos y pequeños ensayos para publicarlos en lo que llamábamos periodismo alternativo, semi-ilegal, algunas veces y, clandestino, en otras. Luego, al incursionar en el movimiento obrero organizado, más concretamente en el sindicalismo, intensifiqué mi práctica en la redacción de textos periodísticos, en casi todos sus géneros.

En la fatídica década de 1980, caracterizada por la represión y la guerra civil de baja intensidad, impulsada por los Estados Unidos, nos vimos obligados a escribir en el plano de la narrativa y en el periodismo de opinión; fundamos periódicos obreros y políticos, páginas culturales, alusivas a la situación político militar que vivíamos, para orientar a la ciudadanía desde cualquier medio disponible. En el fragor de las luchas populares y políticas, en aquella época, muchos escritores, en virtud de la situación de extrema gravedad y peligrosidad, y por las necesidades de comunicación entre los hondureños, nos volvimos escritores multifacéticos, casi poligráficos. Nunca nos identificamos con un género literario en particular, incursionamos en todos, de aquí que nos guste que nos digan escritores y no poetas, para decir un ejemplo.

Que no te sorprendan, entonces, mis artículos en este momento crucial de la historia hondureña, pese a mis libros publicados en el ámbito de la poesía y la narrativa. Por supuesto, la actividad poética en tiempos de represión extrema es sumamente difícil. Desde el punto de vista formal, a veces te ves orillado, a sacrificar la forma por el contenido, en virtud de la necesidad de contribuir con ella al esclarecimiento de los problemas sociales y políticos. Pero como es natural, la poesía contenidista, que privilegia el mensaje por encima de la estética, te conduce al panfleto. Esta es una enorme dificultad para el que escribe poesía: tener que conciliar el arte con el mensaje que alienta la lucha política y popular.

Pero lo más crucial para un escritor en esta coyuntura política, es saber que sus textos, comprometidos con la resistencia, lo conducen a sufrir ataques contra su vida. Debes saber, Mario, que está en practica, aquí, un sicariato sin precedentes en el país; cualquier miembro de la resistencia, puede perecer, máxime ahora que se agravan las contradicciones entre quienes luchamos por el retorno a la constitucionalidad, y quienes se empeñan en sostener la irracionalidad del golpe de Estado, para beneficio de una gavilla de empresarios inescrupulosos.

MC.-Escribiste un relato extremadamente conmovedor: “Pobre papá y todo por el Partido Liberal”, ahí narras que tu padre defendió la libertad en todas las trincheras, incluso la guerrillera; ¿cómo le explicarás a sus nietos las múltiples traiciones de los viejos y neo-Liberales?
OA.-No te imaginas cuánto sufrí escribiendo ese texto. Se me agolpaban las lágrimas al recordar, como en un cinematógrafo, los sufrimientos a los que fuimos sometidos los integrantes de mi familia. Éramos niños, cuando mi padre entró en prisión y luego huyó a las montañas del departamento de Olancho, perseguido por los militares. Papá es un héroe anónimo del Partido Liberal, el mismo partido que se une con la oligarquía para auto-golpearse, cercenar el remedo de democracia que vivíamos y, de repente, de nueva cuenta, nos embute en una crisis político militar, igual de dolorosa como la que se vivió en 1963. Cuando regresó mi padre, murió exterminado por la diabetes. Imagínate, recordar todo aquello y, a la vez, estar viendo en el presente a los militares reprimir al pueblo. Es terrible.

Quiero decirte que soy padre de última hora, mis dos hijos son pequeños y están viviendo la misma angustia que yo viví cuando niño. La mejor manera de explicarle a ellos y a mis futuros nietos, los desmanes de esta rancia oligarquía o las traiciones de los liberales mas conservadores, es, quizás, escribiendo una novela testimonial que aborde tanto los acontecimientos del golpe de 1963, la represión de la década de los ochenta y la represión brutal que ahora padecemos. Ah, se me olvidaba decirte que desde 1963 al 20o9, he vivido, en línea, 7 golpes de Estado. Una verdadera tragedia que te llena de indignación, por ello es que siempre nos hemos comprometidos con las luchas del pueblo hondureño, y hoy más que nunca cuando un minúsculo grupo de extranjeros, disfrazados de h0ndureños, nos ha robado el país…

MC.-Otro texto memorable es: “Honduras, mi niña”, citaré un fragmento: ‘
mi pequeña niña arrebolada de colores, mi pájara pinta, arrugadita de montañas, amaneces ahora con el tizne que las aves de rapiña pintan en tu rostro de gaviota volando. Hoy duele pensarte, garcita morena, soñarte bajo la sombra de los encinos (…) corrías por las ensenadas, luciendo tu falda adolescente, cubierta de pinos y zorzales. Ahora, niña mía, se apagó la luz de tu diadema de orquídeas’; Oscar perdóname la siguiente metáfora: si los golpistas violaron a la “niña ninfa de cascadas”, ¿qué procreará Honduras?, ¿cómo abortar al bastardo de Micheletti?
OA.-Mario, ese poema refleja la conmoción que nos causó a miles de hondureños, ahora militantes activos de la resistencia, al enteramos de que un grupo de lunáticos había destruido la esperanza de convertir este país en otro más solidario. En esos versos experimento sentimientos encontrados, ora de ternura ora de indignación. Vi a Honduras, en aquel aciago momento, como un padre que ve a alguien malevo dañar a su hija. Cuando escribía el poema pensaba en Raquel María, mi hija de seis años, carajo.

Luego, Mario, esa pregunta tuya, lanzada a quemarropa, sobre qué procreará Hondura después de semejante violación, te la contesto con las palabras del gran poeta hondureño de la generación del 50, Antonio José Rivas: Honduras, mi niña, procreará “peces desamorados” que vendrán junto a su baba hedionda a devorarle sus entrañas. En cuanto al bastardo, al que te refieres, cuyo nombre he olvidado para siempre, déjame decirte que el mejor abortivo para deshacerse de él, y que ha creado la historia, como gran partera, es el surgimiento del poderoso Frente Nacional de Resistencia contra el golpe de Estado. Aquí radica la medicina para aliviar a la patria de los grandes males que ahora adolece.

MC.-El 11 de julio escribiste: “Apuntes para una reflexión política”; llamó mi atención este esbozo cuando no se veía lo peor de la represión y crímenes del régimen de facto: ‘Con el golpe de estado, recurso que se valió la oligarquía para derrocar a Manuel Zelaya, se abren las reclusas de una guerra civil sin precedentes en la historia del país’; ¿la escalada de crímenes de lesa humanidad irremediablemente terminarán en una guerra civil o medidas subversivas?

OA.-Cuando inició el golpe, el 28 de junio, todos creíamos que se trataba de un simple pleito entre liberales y nacionalistas, pero en la medida en que se desenvolvían los hechos, caímos en la cuenta de que estábamos viviendo una lucha de nuevo tipo: un enfrentamiento de clases. Por una parte, la oligarquía, liderada por un grupo desnacionalizado de empresarios, luchando por mantener su modo de vida y, por el otro, los distintos sectores de clase que conforman la población hondureña, defendiendo las pocas conquistas alcanzadas durante el gobierno legítimo de Manuel Zelaya Rosales. Ya no sólo se trataba de restituir al presidente y volver al orden constitucional simplemente, sino de instaurar una Asamblea Nacional Constituyente que redacte y apruebe una nueva Constitución de la República, que permita trasformar el país en otro con relaciones sociales más solidarias y equitativas.

Visto este panorama, y dada la virulencia con que actúan los aparatos represivos e ideológicos del Estado, defendiendo los intereses de clase de un minúsculo grupo de empresarios en detrimento de los intereses de la inmensa mayoría de los hondureños, no dudamos en plantear que, de no mediar la negociación civilizada de nuevos escenarios sociales y políticos, más temprano que tarde, el conflicto podría resolverse mediante la violencia social. Por supuesto, estos no son mis deseos: es una situación que lo determina la dinámica interna del sistema social y sus relaciones de exclusión, y que persiste independientemente de mi existencia o voluntad. También es necesario apuntar que la violencia social, quien la impulsa, paradójicamente, son los sectores dominantes; mientras que la resistencia, por las estrategias y tácticas mostradas, pretende resolver el conflicto mediante la vía pacifica, para no caer en la trampa de la guerra civil. Pero las condiciones subjetivas están planteadas para que se desencadene esto último.

MC.-Has dedicado varios ensayos a la injerencia de los militares en el ámbito civil y de Norteamérica en el ámbito mercantil y político de Honduras; ¿de qué forma resumirías esta tesis?, ¿qué advertencia harías a otros países que tienen sobre las bases militares norteamericanas los cimientos de su capitalismo?
OA.-En este ámbito, Mario, los hondureños creíamos haber superado la presencia militar en los asuntos civiles, desde que otro gobierno liberal, el liderado por Carlos Roberto Reina, sometiera a los militares al supuesto poder civil. Ahora hemos retrocedido al protagonismo militar, porque así conviene a los intereses oligárquicos y a ciertos sectores de la ultraderecha, enquistada en el gobierno de Estados Unidos. Antes, para citarte un ejemplo, se había abolido el servicio militar obligatorio y sustituido por otro voluntario y educativo; no obstante, y en premio por haber realizado la asonada del 28 de junio, la oligarquía, a través de su Congreso Nacional, le devuelve a los militares aquel oprobioso sistema de reclutamiento masivo, con el propósito de reprimir a los millares de jóvenes que participan en la resistencia contra el golpe. De aquí que, un punto que plantea en sus reivindicaciones el pueblo hondureño, es el de estudiar y aplicar un nuevo rol a las Fuerzas Armadas o, en el extremo caso, abolirlas paulatinamente.

En lo que respecta a la presencia político militar de Estados Unidos en Honduras ha sido fatal: desde finales del siglo XIX se apoderaron de los recursos naturales del país mediante dos enclaves: el minero y el bananero. Desde ambos asientos hegemónicos, los EE.UU. obstruyeron el desarrollo económico autónomo del país y, como consecuencia lógica, no se formó un grupo local de poder con relativa independencia y con acendrado nacionalismo, sólo se promovió el surgimiento de un estamento comprometido con esos intereses, salvo raras excepciones.

Sin embargo, para Estados Unidos, el interés por Honduras no radica en la riqueza de sus recursos naturales, incluido el petróleo descubierto recientemente, sino en otro factor extremadamente relevante: su ubicación geoestratégica. Quien domine este país ejercerá dominio en otras áreas del planeta; es un venero de rutas cercanas hacia cualquier punto de la geografía. En realidad, EE.UU. pretende transformar a Honduras y Colombia en un enorme portaviones para salvaguardar sus intereses en la región, disuadir a los países del ALBA y UNASUR para seguir ejerciendo su dominio imperial. De aquí la alianza del sector ultraderechista del gobierno Barakc Obama con la oligarquía hondureña y su ejército, para derrocar el gobierno legítimo de Manuel Zelaya, con miras a apuntalar aquellos propósitos.

MC.-Entre las “Verdades y mentiras del capitalismo hondureño”, comienzas analizando los malabares lingüísticos de los golpistas; ¿hemos perdido la capacidad de asombro ante la sarta de mentiras y crímenes del régimen de facto?
OA.-La oligarquía nos podrá quitar todo, pero jamás la capacidad de asombrarnos. El asombro lo necesitamos para crear arte y ciencia y para reinventar caminos que nos conduzcan a la derrota de los golpistas. Por supuesto que hemos tomado conciencia de las mentiras en las que se funda el capitalismo. Haber develado esas mentiras es lo que explica que la resistencia de los hondureños contra el golpe, tenga hoy 55 días de marchar, sin tregua alguna. En esta crisis se cayeron todas las caretas. Ya sabemos, por ejemplo, que el país está en manos de unos beduinos que lo han convertido en un enorme bazar. En realidad, no tenemos país. Desde el agua que tomamos es de ellos. Por esta razón la lucha es de enormes proporciones, épica. Tener conciencia, sí, eso, es lo que nos faltaba. Ahora sabemos que poseemos la fuerza y disposición suficiente para dejar los huesos en las calles por rescatar la patria.

Otra cosa más, Mario: aquí, en Honduras, sin caer en los obscuros entretelones del maniqueísmo, se libra una batalla por la humanidad, entre las fuerzas tenebrosas de la opresión contra las fuerzas de la libertad en el planeta. La ultraderecha mundial viene a Tegucigalpa todos los días con su ponzoña, a mostrar su solidaridad a favor de los simios que hoy mal gobiernan este país. Una derrota de la resistencia en Honduras, es una derrota para quienes propugnan por el bien y la solidaridad en el mundo y en América Latina, en particular. He aquí que todos los partidarios de la bondad y la equidad en el planeta, deben hacer suya esta batalla que hoy libramos palmo a palmo los hondureños. O este planeta es de todos o no es de nadie. Perdona mi exaltación, pero decirte todo lo anterior, es caer en la cuenta de que no hemos perdido la capacidad de asombrarnos, pero sí somos más concientes, lo reitero, de que los crímenes a los que estamos sometidos son productos de la maldad que caracteriza al capitalismo salvaje.

MC.-En “Los intelectuales al borde del peligro”, te reservas el nombre de quien descalifica a los
‘marxistas tardíos’ por ser ‘más peligrosos que Manuel Zelaya’ y le respondes: “las únicas armas de los intelectuales son las palabras, las viejas máquinas de escribir y, quizás, un destartalado ordenador de la tercera generación”; ¿quién es el aludido?, ¿está latente la persecución en contra de los intelectuales?
OA.-El personaje a que te refieres no lo conozco personalmente. Nunca hemos hablado, ni un segundo; pero he leído sus libros y artículos de prensa. He escuchado sus declaraciones en la prensa y la radio, donde manifiesta una sobrada grandilocuencia que ofende. Lo he hecho no por gusto estético, si no por obligación profesional. El aludido es un intelectual que ha dedicado su vida a orientar (más que el Conde Lucanor o Maquiavelo) a todos los gobernantes del planeta, incluido los nuestros, lo mismo que a todo aquel gurú que se cruce por su camino. Es el mismo que desde el comienzo del gobierno de Manuel Zelaya, escribió una gran cantidad de “análisis” que orientaban a la ultraderecha a conspirar contra este gobierno, hasta que culminó con el golpe. Él es un intelectual del golpe y lo reconoce con mucho orgullo, es el mismo que tres días después del golpe, en un artículo de prensa, solicitaba a las fuerzas represivas que tuvieran cuidado con los intelectuales que actuaban en la sombra porque eran mas peligrosos que Manuel Zelaya. Hay que tratarlos con “cuidado y talento”, decía, pues atacan la legalidad burguesa desde dentro. Esto es alevoso, máxime cuando se trata de una propuesta esgrimida por un intelectual para atentar contra los suyos. El aludido es Juan Ramón Martínez, un escritor que le dio la espalda al pueblo y a la historia, por un mezquino interés personal.

En tal sentido, puedo asegurar que la persecución de los intelectuales no solamente está latente, es una realidad terrible. Por ejemplo, en este país, al iniciar la asonada del 28 de junio, los periodistas que no aceptaron el golpe fueron perseguidos y encarcelados, cerrados su medios. El caricaturista Allan MacDonald estuvo preso junto a su hija de un año; dos profesores de la resistencia fueron abatidos, otros, al parecer, están desaparecidos; el escultor Cesar Galeano fue objeto de una golpiza; Alba Ochoa, una intelectual, hermana del dramaturgo Tito Ochoa, fue agredida y apresada, y ahora acusada en los tribunales por conspiración; el dramaturgo y escritor, Candelario Reyes, permanece en la clandestinidad; la rectora de la UNAH, Julieta castellanos, junto a otros académicos, fueron golpeados por la policía; rondan desconocidos por la residencia del novelista Cesar Lazo; el Ministro de Cultura, el escritor Rodolfo Pastor Fasquelle, se vio obligado a vivir el exilio; Carlos H, Reyes, Marvin Ponce, entre otros dirigentes e intelectuales de la resistencia, han sufrido tremendas golpizas y detenciones. Habrá que agregar la enorme vigilancia que se ejerce contra los intelectuales, de la represión abierta y velada a la que son sometidos en sus centros de trabajo. En general el peligro es latente cuando se vive, se piensa y se escribe en medio de una dictadura brutal como la que vivimos los hondureños.

MC.-¿El golpe de Estado se sostendrá hasta las elecciones de noviembre?, ¿cuál es la percepción al interior del país?
OA.- Aquí se piensa en que las elecciones de noviembre son un problema irrelevante, y el golpe de Estado puede durar el tiempo que los oligarcas quieran; pero lo que no se detiene es la creciente rebelión del pueblo hondureño, ya no solo por el retorno a la constitucionalidad; ahora se busca convocar una Asamblea Nacional Constituyente, para reformar la constitución, y trasformar el país, luego rescatarlo de las manos de los extranjeros que hoy lo usurpan. Por supuesto, la lucha se intensifica en la medida que nos acercamos a las elecciones.

Ahora bien, la percepción que se tiene sobre la derrota de los golpista, es que ésta necesariamente pasa por el fortalecimiento de la resistencia, organizándola en un Frente Amplio de Oposición que organice y lidere una política de alianzas de las fuerzas convergentes y que aplique todas las formas de lucha posible, en el marco de la legalidad burguesa. Otras vías, formas y escenarios de lucha, dependerán de la dinámica que adquieran las contracciones de clase en el corto plazo. Es necesario advertir que la solidaridad internacional con la resistencia es crucial para derrotar a los golpistas.

MC.-¿Compartirías con los lectores de El Clarín de Chile algunas de tus propuestas para revertir el golpe de Estado?
OA.-En torno a este problema he escrito algunas propuestas de solución mucho más avanzadas que las planteadas por Oscar Arias, en Costa Rica. Mi planteamiento se circunscribe a lo siguiente: Restitución de Manuel Zelaya a su cargo legítimo de Presidente; plan de restauración de los poderes del Estado; convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente; reforma a la Constitución; plan nacional de transformación, centrados en tres ejes: desarrollo humano con equidad, rescate de los recursos naturales y economía mixta; castigo para los violadores de los Derechos Humanos; cambio de rol de las Fuerzas Armadas o su abolición paulatina; plan de paz; entre otros. Estas propuestas implican el abandono del dogmatismo, el sectarismo y el egoísmo que priva en los sectores dominantes del país. Sostengo que de no darse esta solución, aparecerán los síntomas de una intensificación de la lucha, pero con otras formas de confrontación y en otros escenarios.

MC.-Finalmente, dedicas tu blog: “
dada la situación política y social del país” a publicar tu libro Esta patria, este amor (1988) “como un homenaje a todas las parejas que en este momento luchan por restablecer la libertad”, parafraseando a Juan Gelman: ¿ahí está la poesía, de pie contra la muerte?
OA.-Esta patria, este amor (1988), lo publiqué en el marco de la guerra fría y de baja intensidad que impulsaba Estados Unidos en Centroamérica. Su contenido refleja los problemas que sufrieron las parejas comprometidas con la lucha política de aquel entonces. Al releer el contenido, me di cuenta de su absoluta vigencia, y muchas de las situaciones allí cantadas, volvían a producirse como por arte de magia, entonces, decidí publicar la segunda parte y dedicárselas a las parejas actuales que se enfrenta al golpe de Estado. El libro se arma sobre la base de dos imágenes sobrepuestas: la patria y la mujer. Ambas son amadas con la misma intensidad. Se llega a la certidumbre de no saber cuándo se está con la mujer o cuando se está con la patria; aunque según el decir del escritor Juan Antonio Medina Durón, el libro es más patria que amor.

Tienes razón, Mario, cuando parangonas mi libro con lo escrito por el poeta Juan Gelman. En estudios recientes, relacionados con las Isotopías de A. J. Greimas, algunos críticos sostienen que mi libro aborda la muerte como tema central. Y estoy de acuerdo, aquí la poesía le canta al amor pero en el filo de la muerte. Allí aparecen los torturados, los perseguidos, los vigilados, quienes a pesar de esas dificultades impuestas por la represión, se levantan mediante el expediente del amor, que los redime hasta llegar al optimismo. No puede haber amor en una patria ocupada, alquilada, robada y, cuando éste existe, es obstaculizado por los “mastines del terror”, es decir, los perseguidores y torturadores. Próximamente publicaré la primera parte para completar mi
blog. Nunca pensé que un libro mío publicado hace 20 años tuviera tanta actualidad ahora que los hondureños estamos sumido en la represión por una dictadura nefasta que no tiene razón de ser.

techieblogger.com Techie Blogger Techie Blogger